Blog de Perlen Abogados

Impuesto de Sucesiones: Que no te sancionen



El impuesto de sucesiones y donaciones es un impuesto directo que tiene que pagar la persona receptora de una herencia o donación en vida. Los obligados (sujetos pasivos) a la presentación de la declaración por el Impuesto de Sucesiones, son los causahabientes, es decir los beneficiarios de la herencia o el legado. El plazo de presentación del impuesto es de 6 meses aunque se esté exento del mismo, es decir, aunque no tengas que pagar a la Administración, debes declararlo o serás sancionado con una multa.

¿Qué debes saber sobre el impuesto de Sucesiones y Donaciones?

·  Es un impuesto personal, que tienen que pagar los herederos o receptores de la donación en los primeros 6 meses.

·  Es subjetivo: esto significa que tiene en cuenta tanto las circunstancias de la persona que va a efectuar el pago,es decir, el patrimonio de que ya se dispone, como el grado de parentesco con el donante o difunto (por ejemplo, en Andalucía paga menos el hijo, cónyuge o padre).

·  Se trata de un impuesto directo que se aplica sobre los bienes o ingresos y se paga a la Administración Pública completando el formulario correspondiente de la Agencia Tributaria.

·  Es un impuesto progresivo. Esto quiere decir que cuanto mayor sea la cantidad de la herencia o donación, mayor será el porcentaje a pagar.

·  Es un impuesto que regula cada comunidad autónoma (CCAA), por lo que el tipo impositivo (porcentaje a pagar) puede ser diferente en cada región. Si bien hay una tabla general, deberás consultar el porcentaje que se aplica en tu Comunidad Autónoma

El Impuesto de Sucesiones en la Comunidad Autónoma Andaluza.

En Andalucía hay un mínimo exento en la declaración de este impuesto. Así, los hijos, cónyuge y padres que hereden una cuantía que no supere el millón de euros (1.000.000 €) estarán exentos de pagar el impuesto. En el caso de otros parientes (primos, sobrinos, hermanos, y demás parientes lejanos), el mínimo exento para heredar se sitúa en 250.000 €.

En este punto hay que aclarar varias cosas. Primeramente, la cuantía se refiere a lo que adquiere cada heredero individualmente, no al montante de toda la herencia. Es decir, si en un hipotético caso de herencia los tres hijos heredan un millón de euros o menos cada uno, los tres herederos estarían exentos del impuesto. Sin embargo, si alguno de ellos supera dicha cuantía, éste deberá abonar el impuesto resultante. Imaginemos en el ejemplo propuesto que solo dos de los tres hijos supera el millón de euros. Pues en tal caso, esos dos hijos deberían abonar el impuesto.

Otra cuestión a aclarar es el hecho de que se tributa por lo que exceda del mínimo exento. Esto quiere decir, que si un hijo hereda 1.250.000 €, por ejemplo, no tributará por todo lo heredado, sino por los 250.000 € en que excede del millón de euros.

Finalmente, y lo más importante, es que aunque se esté exento de pagar el impuesto hay que declararlo. Al respecto conviene saber lo siguiente:

· El plazo de presentación del impuesto de sucesiones es de 6 meses, a contar desde la fecha en la que se produjo el óbito o fallecimiento o declaración de fallecimiento del causante, del que se derive la herencia.

· Puede solicitarse prórroga para la presentación por un plazo de otros 6 meses, con el consiguiente devengo del interés de demora.

· Los obligados a la presentación de la declaración por el Impuesto de Sucesiones, son los beneficiarios de la herencia o el legado. Si no se ha presentado y liquidado el Impuesto de Sucesiones en plazo, cabe distinguir varias situaciones en función de que se haya producido perjuicio o no a la Hacienda Pública, y haya habido o no requerimiento por parte de la Administración:

 a) La presentación fuera de plazo de autoliquidaciones o declaraciones, constituye infracción tributaria, siempre que no se haya producido o no se pueda producir perjuicio económico a la Hacienda Pública, es decir, que el resultado de la liquidación sea la de pagar 0 €. Esta infracción será calificada como leve, en cuyo caso la sanción consistirá en multa pecuniaria fija de 200 €. No obstante, si las autoliquidaciones o declaraciones se presentan fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración tributaria, la sanción será la mitad. Esto quiere decir que aunque no tengas que pagar por el impuesto, si no haces la declaración dentro de los 6 meses, si la Hacienda Pública se percata (que lo hará porque hoy día está toda la información informatizada), deberás pagar una multa de 200 €. En cambio, si estás exento del impuesto y lo declaras fuera del plazo de 6 meses por voluntad propia, antes de que Hacienda se percate, deberás pagar 100 €. 

Si no hay requerimiento previo de la Administración tributaria y el resultado de la autoliquidación es a ingresar, no habrá sanción pero sí recargo, dependiendo su cuantía en función del plazo que medie entre la fecha del ingreso que resulte a ingresar y la fecha de finalización del plazo de presentación del impuesto (5%, 10%, 15% o 20%). Esto quiere decir que si debes pagar por el impuesto y lo haces fuera del plazo de 6 meses antes de que Hacienda te lo reclame, deberás pagar un recargo dependiendo del tiempo que haya transcurrido desde la finalización del plazo.

 b) Si se hubieran realizado requerimientos, la sanción será por infracción grave por desatender en el plazo concedido los requerimientos de la Administración y la sanción consistirá en multas pecuniarias cuyo importe estará en función de las veces que se incumplan los plazos concedidos en los requerimientos.

Otro factor a tener en cuenta es que cuando en una herencia existan bienes inmuebles, los beneficiarios o sujetos pasivos, dispondrán de un plazo de seis meses prorrogables hasta un año, a solicitud de los mismos, para liquidar la plusvalía municipal o Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. A éste respecto, desde el 1 de enero de 2013, se exige un nuevo requisito para la inscripción de documentos en el Registro de la Propiedad: sin acreditación previa de presentación de autoliquidación, declaración o comunicación de la plusvalía municipal, no se practicará la inscripción correspondiente.

Así, en Perlen Abogados contamos con los conocimientos y la experiencia necesarias para realizar su declaración del impuesto de Sucesiones y Donaciones con todas las garantías. Además podremos asesorarles a la hora de confeccionar su testamento para evitar que su herencia finalmente resulte ser una carga para sus herederos.



1498749269-perlen.jpg



 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: